Skip to main content

MANTENIMIENTO Y CUIDADO DE TUS LLANTAS

Consejos y recomendaciones importantes sobre el cuidado de tus llantas:

Tipo de llantas

Para lograr el mejor comportamiento del vehículo recomendamos colocar el mismo tamaño (dimensión) y tipo de llanta en las 4 posiciones de tu auto, con excepción de los vehículos que tengan diferente tamaño (dimensión) de llanta en el eje trasero y delantero por recomendación explícita del fabricante del automóvil (algunos vehículos deportivos de lujo, smarts, etc.).

En caso de que sólo adquieras 2 llantas nuevas éstas deben ser instaladas en el eje trasero (ver recomendación para vehículos 4x4). Las llantas nuevas tienen un mejor agarre en el camino y cuando están montadas en los ejes traseros ayudan a mejorar el agarre en condiciones de piso, reduciendo la posibilidad de que tu auto sobrevire en situaciones de alta velocidad.

Para vehículos 4x4 (AWD, 4WD) siempre se tienen que cambiar las 4 llantas al mismo tiempo para evitar desgastes de los componentes mecánicos del vehículo.

Tamaño de las llantas

Al realizar un cambio de llantas en tu vehículo recuerda solicitar información a tu distribuidor autorizado para elegir una línea de llantas de acuerdo al uso que se le da a tu vehículo (dentro de carretera, fuera de carretera, uso comercial, etc.), así como mantener el mismo rango de carga y velocidad del equipo original o elegir unas de rango superior para conservar su capacidad y desempeño. El desempeño del manejo de tu auto puede verse afectado al cambiar a un menor rango de velocidad de sus llantas.

Nunca reemplaces una llanta por una de tamaño (dimensión) diferente o menor capacidad de carga que la llanta que se incluye como equipo original de tu auto. Puedes encontrar las especificaciones de las llantas en el manual del auto o en el marco de la puerta del conductor.

El mantenimiento adecuado de tus llantas ayuda al medio ambiente. Las llantas que se manejan a presión baja consumen una mayor cantidad de gasolina, generando desgastes irregulares en los hombros y en casos extremos en los costados e interior de la llanta, calentamiento excesivo de la misma, etc., mientras que una presión excesiva genera desgastes irregulares al centro de la banda de rodamiento y aumentará la distancia de frenado. Una presión adecuada promueve un mejor desempeño y administración de las llantas.

Infla las llantas de acuerdo a la presión recomendada por el fabricante de tu auto. Puedes encontrar la información sobre la presión de tus llantas en el manual de tu auto, la placa interior de la puerta del vehículo, en la guantera o en la tapa de la gasolina. Recuerda verificar también la presión de tu llanta de refacción.

La presión de inflado de las llantas aumenta con la temperatura. Verifica tus llantas por la mañana al salir de tu casa, evitando rodar más de 4 km a baja velocidad en frío; esto permitirá que obtengas la presión adecuada de tus llantas. De no ser posible, asegúrate de que tus llantas se hayan enfriado cuando revises la presión de las mismas. Nunca quites aire a las llantas cuando las verifiques en caliente.

Una llanta puede perder hasta 50% de su presión de inflado y no aparentar estar desinflada visualmente. Recomendamos revisar la presión de las llantas una vez a la semana y antes de un viaje largo por carretera.

Si una llanta está al 80% o menos de su presión, no debe inflarse. Te recomendamos llevar a revisar que tu llanta no presente daños estructurales.

Usando diferentes tipos de llantas

Nunca reemplaces una llanta por una de tamaño (dimensión) diferente o menor capacidad de carga que la llanta que se incluye como equipo original de tu auto. Puedes encontrar las especificaciones de las llantas en el manual del auto o en el marco de la puerta del conductor.